Resaca post San Juan y otras fiestas veraniegas: cómo combatirla

La verbena de San Juan, es una de las noches en la que la alegría, la fiesta, la música, el entorno, el baile y el desenfreno con el alcohol ocurren a menudo. ¿Quién de vosotros no ha bebido alguna vez unas copas de más durante la verbena?

Sea como fuere, como consecuencia de una noche en la que se ha bebido “demasiado”, el día después suele traer el “regalito” de un dolor de cabeza, malestar general u otras consecuencias típicas de la “resaca” que nos deja literalmente incapacitados para hacer nada.

Pero no te preocupes: existen varias maneras de reducir sus efectos. Ahí van nuestras recomendaciones:

1) Date una ducha de agua fría

Despierta de tu sueño etílico y ponte en marcha. Nada más levantarte, date una buena ducha. Empieza con agua caliente, y termina con fría. De este modo, estimularás la circulación sanguínea y te despejarás en un tiempo récord.

2) Prepárate un buen desayuno

Tras la ducha de agua fría, nada mejor que un buen desayuno para recuperar fuerzas. Pero por mucho que te apetezca, éste no incluye un bocadillo de bacón con queso. Si te notas los pulmones muy cargados por el humo que aspiraste (activa o pasivamente), prepárate también una tortilla francesa: los huevos son ricos en ácido retinoico, una sustancia que, según un estudio publicado en el European Respiration Journal, ayudará a tus maltratados pulmones a conseguir una dosis extra de oxígeno por el alcohol.

3) Toma fruta

Come abundante fruta para recuperar el equilibrio nutricional lo antes posible. La fruta rehidrata tu organismo y te refresca de los calores del verano. Además, bebe mucha agua para combatir la deshidratación provocada por los efectos del alcohol.

4) Sal a la calle

Para aliviar ese dolor de cabeza que te tortura puedes tomarte un analgésico… pero no más. Este tipo de medicamentos utilizan la misma vía metabólica que el alcohol, por lo que la combinación de ambas sustancias resulta poco aconsejable. Lo mejor que puedes hacer es un paseo calmado para evitar mareos y eliminar toxinas. Prueba a caminar un rato a paso ligero, agradecerás sus efectos.

5) Ve al gimnasio

Un grupo de investigadores de la Dublin City University, en Irlanda, ha demostrado que en una sesión de 20 minutos de bicicleta elíptica se queman casi tantas calorías como corriendo en una cinta. Este ejercicio, y otros como el remo o el patinaje, es muy recomendable para combatir la resaca, puesto que activa el tren superior y estimula el aparato cardiorespiratorio.

6) Nutre tu cuerpo

Opta por alimentos ricos en vitamina B6 (cereales integrales, frutos secos, melón, plátano, uva…). Este nutriente activa las enzimas del hígado y acelera la eliminación de toxinas. De hecho, cuando los pacientes ingresan en los servicios de urgencias por intoxicación etílica, se les suministra una dosis elevada de piridoxina (vitamina B6) para acelerar el metabolismo del alcohol. La patata, el arroz, las zanahorias, el aguacate y la manzana también hacen desaparecer las molestias gástricas.

7) Lávate la cara

¿Tus ojos parecen un mapa de ríos en relieve? El problema es que las venitas se han hinchado para aumentar la irrigación del globo ocular. Así las cosas, usar un colirio astringente no es lo más adecuado. Eliminaría los síntomas, pero no el problema. Mejor opta por un remedio casero: lávalos con suero fisiológico o con una infusión de manzanilla.

Por último, y otra de las cosas que podéis hacer para evitar que la resaca vaya a más, es acostaros en la cama, (si vais a la playa o piscina, evitad el sol directo en sus horas más intensas), ¡descansar y dormir durante muchas horas!

¿Y tú, ya tienes planes para San Juan? Echa un vistazo a nuestra agenda, encuentra tu plan, pásatelo en grande y no te olvides de nuestos consejos. 😉

Deja un comentario