La playa en invierno: el mejor gimnasio

La playa no es sólo para el verano, el invierno es una magnífica oportunidad para convertir los arenales en un espacio de lujo para hacer ejercicio y aprovechar de una forma sana ese extra de tiempo libre. ¡Y sin necesidad de pagar un gimnasio! Además, a los beneficios físicos de hacer deporte se suman los psicológicos. Estar al aire libre, con el paisaje tranquilizante del mar, el sonido del agua….es un bálsamo para el estrés.

Con dedicar una hora es suficiente y tampoco hay que esperar a un día de sol radiante ni calor para animarnos a hacer nuestro programa de deporte playero. La única condición es que los termómetros no se desplomen -con menos de cinco grados podría ser más complicado-. Y la temperatura del agua tampoco nos debe asustar. Andar descalzo por el agua fría es la mejor medicina para la circulación de la sangre.

Lo que sí es importante es llevar ropa adecuada -técnica–, que absorba la humedad y no se quede empapada como el algodón, ya que después de sudar podríamos quedarnos fríos mientras estiramos o hacemos algunos ejercicios. La calidad de las zapatillas de deporte no es tan importante porque al movernos sobre una superficie blanda como es la arena la pisada está más amortiguada. De hecho, una de las grandes ventajas de hacer deporte en la playa es que no daña las articulaciones.

Pero no es una propuesta de deporte light. La arena es una superficie inestable que no nos permitirá realizar la actividad de manera cómoda ya que debemos vencer la resistencia que nos opone. El trabajo muscular, sobre todo de las piernas, es fuerte. La intensidad de la zancada es mayor, lo que nos llevará a desarrollar un alto desgaste y consumo de energía por parte del organismo.

El secreto para que nuestra jornada de deporte playero tenga éxito es marcarnos unos objetivos sencillos y tratar de disfrutar del entorno.

Algunos ejercicios

– Diez minutos de andar para entrar en calor. Después correr 20 minutos o andar a paso rápido. No es un paseo, hay que romper a sudar en cualquier caso.

Ejercicios de fuerzadurante cinco minutos. Avanzar por la arena seca con zancadas grandes y clavando bien los pies, haciendo presión contra el suelo.

– Tres series de 15 repeticiones de un abdominal sencillo: tumbados, con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo, contraer los abdominales sin elevar el tronco.
– Caminardiez minutos con los pies descalzos con el agua por encima del tobillo. Es muy bueno para mejorar la circulación y prevenir varices.

– Para finalizar, diez minutos deestiramientos de piernas -gemelos, y abductores-, que se cargan al andar por la arena.

Consejos prácticos

– No hay que abrigarse mucho, ni utilizar prendas de plástico que nos hacen sudar pero no transpiran. Es imprescindible emplear ropa técnica, que absorbe el sudor y transpira.

– Si los termómetros bajan de los 5 grados mejor optar por el gimnasio. En esta época se puede hacer deporte a las horas centrales del día, en las que las temperaturas son más templadas.

– El calzado deportivo no es tan importante porque la arena ya amortigua las pisadas y las articulaciones no se castigan tanto.

¿Listos para disfrutar de una buena sesión de gym en la playa?

Deja un comentario